viernes, 15 de febrero de 2013

ASEGURAN QUE LOS EXTRATERRESTRE SON HUMANOS "VIAJEROS DEL TIEMPO"

 Planteamientos sobre cómo serían los habitantes de otros mundos han sido variados. Algunos los visualizan como insectos, otros como reptiles y otros como seres grises de cabeza grande y ojos negros ovalados. Quizás esta última caracterización es la más conocida por todos quienes siguen el fenómeno ovni, dada la imagen común que ha proyectado la industria del cine. 

¿Pero qué pensaría si le dijera que los extraterrestres son en realidad nuestros descendientes, es decir, seres humanos del futuro? Eso es lo que piensa el microbiólogo Dan Burisch, quien sostiene además que trabajó en la ya mítica base “Área 51”. 

Entrevistado por el programa de misterios de internet, “Proyecto Camelot”, en junio de 2007, el experto habló de todo lo concerniente a tecnologías secretas de viaje en el tiempo que maneja Estados Unidos a través del grupo Majestic-12. 

Este organismo fue creado por el Presidente Harry Truman tras el incidente de Roswell y cuya misión es estudiar los objetos de origen extraterrestre que caían en manos del gobierno estadounidense. 

El experto en vida celular comentó que mientras laboraba en el área 51, se enteró de muchas cosas que la gente desconoce y no sólo de seres distintos a nosotros y sus respectivas naves, sino de entradas directas a otros mundos llamadas “portales estelares” o “stargates”. Tal como la serie de ciencia ficción del mismo nombre, los militares y científicos del mencionado país desarrollado, han cruzado varias veces estos portales y ya han establecido contacto con otras civilizaciones. 

Burisch dice que hay al menos 50 de ellos repartidos por todo el planeta y que son controlados por varios países. Estos portales serían de tres tipos; los primeros son las “Yellow book”, que permiten al usuario ver su propio futuro. El segundo tipo son agujeros de gusano de origen natural; se encuentran en puntos concretos de nuestro planeta y permiten transportar personas y objetos a otros planetas o estrellas . El tercer tipo son los agujeros de gusano de creación humana; el grupo Majestic 12 habría construido varios bajo el proyecto Looking Glass (ver nota acá), y se utilizarían en combinación con los “Yellow book” para ver el futuro. 

Según Burisch, los OVNI no son naves extraterrestres, sino viajeros del tiempo que se dividen en tres grupos diferentes, P-45, P-52 y P-52-Orión. El primer grupo (P-45) son humanos que provienen de 45.000 años en el futuro, el segundo (P-52) son humanos que provienen de 52.000 años en el futuro, y el tercer grupo (P-52-Orión) también proviene de 52.000 años en el futuro, pero es una evolución diferente de la raza humana que proviene de la constelación de Orión, por lo que este tercer grupo tiene un aspecto muy diferente a los otros dos. Según Burisch, se ignora en qué momento de la historia la humanidad P-52-Orión se separó de la rama humana principal. 

Burisch también afirma que el futuro no es fijo, que va cambiando según la evolución del presente, por lo que los “stargates” proporcionan visiones que van cambiando. A partir de ahí, una red de superordenadores analiza esta información y determina las probabilidades de cada posible futuro. 

La revelación más impactante de Burisch es que, en algún momento del futuro, puede producirse una gran catástrofe que matará a 4.500 millones de personas. Sin embargo, no dijo ningún detalle sobre en qué consistirá esa tragedia de proporciones ni cuando ocurrirá. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envíanos tus comentarios
El averno de tu mente no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.

TIEMPO DE RECUERDOS PERDIDOS

TIEMPO DE RECUERDOS PERDIDOS
Abro temerosa el canal del ensueño, ojos aterciopelados en el jarabe del tiempo. Cielo de lava ruboriza mi esquizofrénico levitar. A kilómetros del suelo infértil ¡Que ya es rojo también! ¿Será la erupción de la nube y el ángel? ¿Será la sangre de los desdichados y sus voces? El viento jadea voluptuoso en dos de los tres gestos que aún tiene mi rostro. Y es que hasta las rosas giran; Pintadas de negro son el tesoro de la epopeya lunar; Bellas y elegantes sus espinas rasgando mi luto, desnudándome para el vals del destierro. Manos que se elevan ¿En alabanza al sol? Multitud hirviendo pernoctando en su avidez sus cuerpos se vuelven polvo. Piden por mis alas, ¿Por qué sólo yo me elevo? Masturbación de interrogantes los bosquejos de esta asunción sideral. Una cuerda saborea mi cuello gira, dulce como mordida de labios, aguda como grillete en las manos. Hipnótica mi sien, al bostezo universal. ¡Fuego! Dogma de edén, se incendian las memorias de lo que vendrá. Cae el santo que detuvo mis parpados en una lágrima, el cautivador de primaveras que violó mi sonrisa en un destello. Nadie se acerca. ¿Fin del mundo? Se escapa mi alma ¡No! se quedará sola en el tiempo ...abrácenme cuervos negros... *Todo lo que tu alma quiere de día termina por morirse en mis noches *

EN UN OSCURO RINCON

EN UN OSCURO RINCON
El viento que azota mis ventanas es la ausencia y el fuego enardecido, que súbitamente criogeniza mis pupilas, y después... ... Después rompo a llorar como un chiquillo, sobre el lomo atigrado que agoniza, que lacera mi piel fosilizada, que me araña las entrañas en abismos. La cálida luz de tu presencia se me cierra en lo más fugaz de la caída, y el horizonte es muerte en un planeta tenebroso. En tu ventana hay cuatro piedrecitas, que se agarran al rictus de tu alféizar, hay figuras temblando en los cristales y una lengua de hielo me delata. Mi boca, mi voz, mis dedos, también al borde del abismo, en el abismo, en el pasado, en el presente, en el futuro, lejos de tu mirada. En otro ángulo, tus ojos mueren, la sal que te diluye va a conservar, de paso, mis anhelos, mis gemidos, mis promesas, para encriptarte en ácidos y rosas, en sarcófagos llenos de tu sangre, negra y alcalina. Una caricia hinchada de violetas dejo sobre tu cuerpo. Una fiebre de tactos y de insomnio decapitará el mío. Mil campanadas lentas como el tiempo timpanizan de olvido mi locura ... y me entierran.